Deportes
enviar imprimir aumentar reducir

Efectos sociales del deporte

31.05.2013 - 10:13 hs

“El deporte ha emergido en la sociedad moderna como una institución de interrelación entre los individuos, transmisora de valores sociales. El deporte expresa los valores de coraje, éxito e integridad”.

valoración
2 fotos en galeria

  • imagenes IMÁGENES

El deporte es uno de los fenómenos más populares de nuestro tiempo. Es en él dónde se producen y expresan algunos de los grandes valores de la sociedad contemporánea. Dice Moragas, que “las modernas historias sobre la bondad y la maldad, el éxito y el fracaso, la suerte y la desgracia, la victoria y la derrota, lo propio y lo ajeno, la identidad colectiva… encuentran en la narración deportiva sus expresiones más populares”.

Una aproximación multidisciplinaria de las ciencias sociales al fenómeno del deporte puede ayudarnos a comprender el papel que este tiene en nuestra sociedad. En este artículo pretendemos analizar algunos de los aspectos que generan las “sinergias” existentes entre deporte y sociedad y entre deporte-cultura y educación. Es decir, intentaremos reflexionar sobre la dimensión social del deporte, desde los efectos que este produce en las formas de vida humana: integración, socialización o violencia.

Analizaremos también los efectos culturales del deporte. Es decir, su papel como instrumento de educación.

El carácter multidisciplinar del análisis no debe dejar de lado otros aspectos relacionados con la economía, la política o la comunicación, que influyen de manera decisiva en el fenómeno deportivo. Así por ejemplo en el caso de la comunicación sostiene Moragas que no es posible en la actualidad interpretar el deporte moderno al margen de la realidad construida por los medios: “Los medios de comunicación no sólo difunden los valores y los usos sociales del deporte sino que los transforman, implicando a millones de personas que nunca han practicado ni practicarán deporte alguno”.

Asimismo, Moragas propone que el análisis sociológico del deporte vaya más allá que el simple análisis de sus contenidos, ya que estos contenidos se expresan en acciones sociales verdaderamente excepcionales (rituales, fiestas masivas…) que implican ya el ámbito social de la cultura cotidiana y de la educación.


El ideal del deporte


El ejercicio físico está recomendado como actividad compensatoria de las tensiones emocionales producidas por el exceso de trabajo en una sociedad competitiva.
Diversión. (Entendido como placer y disfrute que produce el cambio de actividad, sobre todo si es voluntaria). Por ejemplo: los malabarismos de horarios que tienen que hacer muchos ciudadanos para ingresar en un grupo deportivo que sea compatible con su horario laboral o sus ocupaciones sociales. La percepción estética y de emociones que brinda el ejercicio, el aspecto lúdico y recreativo de su práctica… son aspectos de los propios deportes deseables por el practicante y a la vez placenteros.


Formación-educación: El carácter formativo del deporte se demuestra continuamente en los momentos más sobresalientes de su práctica. La preparación de una competición, el rigor del entrenamiento, la disciplina del equipo, el autocontrol del deportista, el aprendizaje de la derrota, la búsqueda del perfeccionamiento, la perseverancia… son aspectos puramente educativos que encontramos en la práctica deportiva diaria y que son transferibles a la vida cotidiana.

Participación social: Quizá sea la práctica deportiva el único fenómeno que rompe las barreras de clase.

Desarrollo de la capacidad creadora: La simple jugada deportiva plantea a su ejecutor toda suerte de posibilidades alejadas de cualquier automatismo creado en las personas por la sociedad industrial. En el deporte el hombre puede crear su propia realización, utilizando todos aquellos recursos que le brinda su práctica y que hace coincidir en ese desarrollo a su propia personalidad.

Recuperación: Palabra que puede confundir en un principio, sin embargo, las enfermedades cardiovasculares, el estrés, el sedentarismo, los daños que sufre el equilibrio psicofísico de los individuos, los estragos que ocasiona la sociedad moderna, son todos ellos problemas del hombre contemporáneo que tienen en el deporte sus más espectacular ayuda o compensación.

Dice Moragas  en nuestra sociedad diversos sistemas de valores se configuran mediante el deporte:”los procesos de identificación colectiva, de iniciación social, de representación nacional y grupal. Las formas de ocio como actividad y como espectáculo, el compañerismo y la rivalidad, el éxito y el fracaso”. El deporte interfiere plenamente en la vida cotidiana, influye en los procesos de socialización, determina una buena parte del tiempo libre y constituye un punto de referencia clave para los procesos de identificación social de mucha gente.

En diversos países y de diversas maneras, los éxitos deportivos se convierten en auténticas demostraciones sociales, o incluso, en reivindicaciones populares. El deporte da la posibilidad de construir universos alternativos a la realidad social y política a través de la hipercodificación de los mitos deportivos. Moragas explica como en diferentes ocasiones los éxitos deportivos de los atletas de élite se han utilizado para fortalecer la clase política dirigente o, en alguna ocasión, a favor de la propaganda de los líderes autoritarios. El autor argumenta que este interés político por los éxitos deportivo se fundamenta “en la facilidad que tiene el deporte para representar procesos de identificación popular”.

Así pues, el análisis de los usos sociales del deporte evidencia el principio de contradicción de éste con los valores sociales del fenómeno olímpico. Dice también Moragas, que los espectáculos deportivos implican rituales y que el análisis de estos rituales representa una información valiosísima para el conocimiento de las estructuras culturales de la sociedad actual. “En ellos encontramos los valores y contravalores de la sociedad moderna: la fiesta, la amistad, la identificación, pero también la violencia, el fanatismo y la xenofobia”.

Para Coubertin, los valores centrales del deporte están en la forma, en el espíritu por el cual un atleta, como ser humano completo, actúa y tiene éxito, a pesar de los obstáculos aparentemente insuperables.

El Movimiento Paralímpico (asociado con éxito al Comité Olímpico Internacional (CIO) y al (Movimiento Olímpico) ha tenido un fuerte impacto, en lo que se refiere a la socialización y a la adquisición de valores y modelos de comportamiento humano. Así mismo, ha servido para realizar pruebas excepcionales para la superación de difíciles barreras y graves limitaciones ; o como ocasión única y trampolín hacia la realización de las personas ; y, por último, como escenario abierto sobre el que mostrar niveles importantes de entusiasmo, energía, confianza, audacia, coraje, habilidad y destreza. “Ser paralímpico tiene hoy en día mucho que ver con la intercomunicación global, y al mismo tiempo demuestra en todo el mundo nuevas aspiraciones de identificación, aceptación y reconocimiento de las naciones, grupos e individuos”.


La violencia - factores influyentes


La palabra “violencia” designa casi siempre contactos físicos inaceptables, la infracción de las reglas que llega hasta la agresión fuera del terreno de juego. Pero, las competiciones deportivas con trampas, las presiones sobre los árbitros, la corrupción, el doping, que daña la salud del deportista, son también formas de violencia. A la vista de estas acepciones cabría preguntarse si los riesgos sufridos como consecuencia de la violencia no se magnifican a causa de otros factores externos que no tienen relación directa con el deporte (factores políticos, sociales, económicos, culturales…) pero que constituyen un todo cuyas partes se afectan mutuamente.

Los grupos violentos hacen de la violencia y el altercado su razón de ser y el elemento aglutinador del colectivo. UNISPORT señala que la violencia no influye sólo en el deporte de alto nivel, sino también en el deporte de ocio, cuando está dominado por el deseo de vencer y de ganar más que por el fair-play. La victoria predomina sobre la actitud en la enseñanza del deporte en la escuela y en los clubs. El espíritu de fair-play sólo podrá reinar si los responsables de enseñar  y los entrenadores cambian de mentalidad, si los modos de comportamiento predominan sobre las técnicas que permiten ganar.

Por Sergio Tolaba, academista olímpico (Especial para Jujuy al Momento)


 
Encuesta
¿Cómo termina la serie?
  • Gana Boca en los 90.
  • Gana River en los 90.
  • Pasa Boca por penales
  • Pasa River por penales
Servicios

Personas buscadas

26.11.2014 - 12:34 hs

Se solicita colaboración a la comunidad para dar con el paradero de estas personas.

 
Servicios

Cortes de energía

27.11.2014 - 18:54 hs

La empresa EJESA informa a la comunidad que, con el objeto de elevar la calidad del servicio, se realizarán tareas de mantenimiento y renovación en las instalaciones del sistema.